InicioCiencia y tecnologíaDesarrollan un fármaco que elimina el cáncer de mama en modelos de...

Desarrollan un fármaco que elimina el cáncer de mama en modelos de ratón

Un nuevo método para tratar el cáncer de mama elimina entre el 95 y el 100% de las células cancerosas en modelos de ratón de cánceres de mama humanos con receptores de estrógeno positivos y sus metástasis en hueso, cerebro, hígado y pulmones.

El fármaco recién desarrollado, denominado “ErSO”, reduce rápidamente incluso los tumores grandes hasta niveles indetectables, según publican científicos de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign, en Estados Unidos, en la revista Science Translational Medicine.

“Incluso cuando sobreviven unas pocas células de cáncer de mama, lo que permite que los tumores vuelvan a crecer durante varios meses, los tumores que vuelven a crecer siguen siendo completamente sensibles al retratamiento con ErSO”, asegura el profesor de bioquímica de la Universidad de Illinois David Shapiro, que dirigió la investigación con el profesor de química de Illinois Paul Hergenrother.

“Resulta sorprendente que el ‘ErSO’ provocara la rápida destrucción de la mayoría de las metástasis pulmonares, óseas y hepáticas y la drástica reducción de las metástasis cerebrales, ya que los tumores que se han extendido a otros lugares del cuerpo son los responsables de la mayoría de las muertes por cáncer de mama”, señala Shapiro.

La actividad del “ErSO” depende de una proteína llamada receptor de estrógenos, que está presente en un alto porcentaje de los tumores de mama. Cuando “ErSO” se une al receptor de estrógenos, regula al alza una vía celular que prepara a las células cancerosas para un rápido crecimiento y las protege del estrés. Esta vía, denominada Respuesta Anticipada a las Proteínas Desplegadas (a-UPR), estimula la producción de proteínas que protegen a la célula del daño.

“La a-UPR ya está activada, pero funcionando a un nivel bajo, en muchas células de cáncer de mama -explica Shapiro-. Resulta que esta vía protege a las células cancerosas de ser eliminadas por los fármacos contra el cáncer”.

Shapiro y el exbecario médico de la Universidad de Illinois, Neal Andruska, identificaron por primera vez la vía a-UPR en 2014 e informaron del desarrollo de un compuesto que impulsó la vía a-UPR en sobremarcha para matar selectivamente las células de cáncer de mama que contienen receptores de estrógeno.

“Como esta vía ya está activada en las células cancerosas, nos resulta fácil sobreactivarla para que las células del cáncer de mama pasen al modo letal”, explica el estudiante de posgrado Darjan Duraki, que comparte la condición de primer autor del nuevo informe con el estudiante de posgrado Matthew Boudreau.

Aunque el compuesto original impedía el crecimiento de las células del cáncer de mama, no las mataba rápidamente y tenía efectos secundarios indeseables. Para la nueva investigación, Shapiro y Hergenrother trabajaron juntos en la búsqueda de una pequeña molécula mucho más potente que se dirigiera al a-UPR. Su análisis condujo al descubrimiento de ‘ErSO’, una pequeña molécula que tenía potentes propiedades anticancerígenas sin efectos secundarios detectables en ratones, según revelaron las pruebas posteriores.

“Esta UPR anticipatoria depende de los receptores de estrógeno -explica Hergenrother-. Lo singular de este compuesto es que no afecta a las células que carecen del receptor de estrógeno, y no afecta a las células sanas, tengan o no un receptor de estrógeno. Pero es superpotente contra las células cancerosas con receptores de estrógeno”.

“ErSO” no se parece en nada a los fármacos que se utilizan habitualmente para tratar los cánceres con receptores de estrógeno positivos, asegura Shapiro. “No se trata de otra versión del tamoxifeno o el fulvestrant, que se utilizan terapéuticamente para bloquear la señalización de los estrógenos en el cáncer de mama”, afirma. Aunque se une al mismo receptor que el estrógeno, se dirige a un sitio diferente del receptor de estrógeno y ataca una vía celular protectora que ya está activada en las células cancerosas.

La empresa farmacéutica Bayer AG estudiará su potencial en ensayos clínicos con humanos dirigidos a cánceres de mama con receptores de estrógeno positivos
“Dado que aproximadamente el 75% de los cánceres de mama son positivos para los receptores de estrógeno, el “ErSO” tiene potencial para combatir la forma más común de cáncer de mama -apunta Boudreau-. La cantidad de receptores de estrógeno necesaria para que el ErSO se dirija a un cáncer de mama es muy baja, por lo que el ErSO podría funcionar también contra algunos cánceres de mama no considerados tradicionalmente como positivos al RE”.

Otros estudios realizados en ratones demostraron que la exposición al fármaco no afectaba a su desarrollo reproductivo. Además, los investigadores comprobaron que el compuesto se toleraba bien en ratones, ratas y perros a los que se les administraban dosis muy superiores a las necesarias para la eficacia terapéutica.

El ‘ErSO’ también funcionó rápidamente, incluso contra tumores de cáncer de mama avanzados derivados de humanos en ratones, informan los investigadores. A menudo, una semana después de la exposición al ‘ErSO’, los cánceres de mama avanzados de origen humano en ratones se redujeron hasta niveles indetectables.

“Muchos de estos cánceres de mama se reducen en más de un 99% en sólo tres días -afirma Shapiro-. “ErSO es de acción rápida y sus efectos sobre los cánceres de mama en ratones son grandes y espectaculares”.

Según los investigadores, la empresa farmacéutica Bayer AG ha concedido la licencia del nuevo fármaco y estudiará su potencial en ensayos clínicos con humanos dirigidos a los cánceres de mama con receptores de estrógeno positivos. A continuación, los investigadores estudiarán si el “ErSO” es eficaz contra otros tipos de cáncer que contienen receptores de estrógeno.

Programa InfoSalud / Portal Salud.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más leidas

Día Mundial del Farmacéutico

Piensa en tu corazón

Características del Bulldog francés

El positivismo ayuda al corazón